BRILLANTES COMO QUINDES

Una cooperación entre Aves y Conservación (BirdLife en Ecuador),
MishkiYaku (Alemania) y VerdeGreen Change S.A. (Ecuador)

Ecuador, a pesar de ser uno de los países más pequeños de América del Sur, es considerado uno de los más diversos del mundo. Alrededor de 130 especies de colibríes de las 330 que existen en el continente americano, habitan aquí. Debido a la ubicación geográfica, atravesado por la cordillera de los Andes y por la línea equinoccial, en Ecuador existe una variedad de ecosistemas cada uno con su vegetación particular y disponibilidad de alimento desde el nivel del mar hasta a más de 4000 metros de altura en los Andes, propiciando la generación de relaciones específicas y una gran diversidad. Por ejemplo, en el Distrito Metropolitano de Quito, se pueden encontrar hasta 55 especies de colibríes.

LO QUE NOS LLAMA LA ATENCIÓN

Los colibríes, únicamente están presentes en las Américas. Su nombre en Kichwa es «Quinde». Pueden llegar a medir 5 cm y pesar tan solo 2 gramos, como el picaflor Helena de Cuba Mellisuga helenae, el ave más pequeña del mundo. Su variedad de tamaños es extensa. El Colibrí Gigante Patagona gigas, mide casi 23 cm y puede pesar hasta 18 gr, siendo el colibrí más grande que se conoce.

Estas pequeñas y brillantes aves se diferencian en diversas características del resto, lo que las convierte en aves únicas y asombrosas. Lo que más nos llama la atención son sus colores iridiscentes. Esto es el resultado de la estructura de las plumas, que contienen pequeñas partículas que reflejan segmentos específicos del espectro luminoso, dando lugar a los colores brillantes y vivos que cambian constantemente dependiendo del ángulo de incidencia de la luz.

Estrellita Ventriblanca, Chaetocercus mulsant
Foto: Juan Carlos Valarezo

Los colibríes tienen picos finos de varios tamaños y formas, adaptados para alimentarse del néctar de las flores a través de sus lenguas largas y bifurcadas. Los picos de los colibríes son una obra de la ingeniería natural ya que también les permite atrapar insectos en pequeñas fracciones de
segundo e incluso les sirve para defender su territorio de otros colibríes.

Pico de Hoz Colihabano, Eutoxeres condamini
Foto: Aves y Conservación

Metalura Tiria, Metallura tyrianthina
Foto: Cristian Poveda

Son las únicas aves que pueden volar en todas direcciones, incluso en reversa. Baten sus alas alrededor de 60 a 80 veces por segundo, lo que les permite flotar en el aire. Esta habilidad se ha desarrollado para acceder al
néctar que normalmente está en la base de las flores. Un colibrí puede visitar hasta 2000 flores distintas en un solo día. Los colibríes, son los animales de sangre caliente que requieren la mayor cantidad de energía para sobrevivir. Cuentan con el corazón proporcionalmente más grande en relación a su cuerpo y puede latir hasta 1200 veces por minuto. Debido a su alta demanda energética, muchos colibríes entran en estado de torpor lo que les permite sobrevivir a temperaturas muy frías y períodos de inactividad especialmente en la noche. En este estado disminuyen la temperatura corporal y su metabolismo guardando la energía necesaria para despertar.

FUNCIÓN EN LA NATURALEZA

Estas y otras características hacen de los colibríes aves sobrenaturales como las llamaba el Dr. Fernando Ortíz Crespo, primer ornitólogo ecuatoriano. Pero más allá de su belleza los colibríes cumplen una función muy importante como polinizadores siendo parte de una intrincada red de interacciones y contribuyendo a gran escala, tanto de manera ecológica como económica para el ser humano. Los colibríes  ayudan a mantener la
diversidad genética de las poblaciones de plantas locales porque viajan más lejos que otros polinizadores, esparciendo polen entre distintas poblaciones. Además, pueden polinizar en condiciones frías y húmedas cuando la mayoría de los insectos permanecen inactivos.

Colibrí Jaspeado, Adelomyia melanogenys
Foto: Juan Carlos Valarezo

Mango Gorjinegro, Anthracothorax nigricollis
Foto: Juan Carlos Valarezo

AMENAZAS

El número de colibríes está disminuyendo, como el de otros polinizadores, debido principalmente a actividades humanas que provocan la destrucción y fragmentación de los bosques donde viven, y al cambio climático que puede modificar la distribución y abundancia de plantas ornitófilas (flores tubulares, de colores brillantes que producen néctar). La propagación de plantas invasoras, el uso de pesticidas y el tráfico ilegal son otras amenazas potenciales. La disminución de las poblaciones de colibríes y los cambios en sus movimientos pueden afectar negativamente su función en los ecosistemas y, a su vez, en la biodiversidad vegetal y animal.

Cambio de uso del suelo: conversión del bosque en tierras de cultivo
Foto: Aves y Conservación

Entre las principales amenazas para los colibríes en Ecuador se encuentra el cambio de uso de suelo a sistemas agrícolas y ganaderos intensivos, incendios provocados, extracción de madera, producción de carbón, obras de infraestructura, uso de agroquímicos, mascotas (gatos) desatendidas y alimentadores para colibríes mal manejados, entre otras.

Deforestación para ampliar las zonas de pastoreo de ganado y
producción de carbón vegetal, en el hábitat del colibrí En Peligro
Zamarrito Pechinegro (Eriocnemis nigrivestis) en la zona alta del
valle de Intag, Imbabura.
Foto: Juan Carlos Valarezo

NUESTRO PROYECTO ¿CÓMO PODEMOS CONTRIBUIR A SU PROTECCION?

Silfo Colivioleta, Aglaiocercus coelestis
Foto: Juan Carlos Valarezo

Como todas las aves, los colibríes tienen necesidades básicas de lugares dónde vivir, flores que produzcan néctar para alimentarse (no todas las plantas producen flores y no todas las flores producen néctar), agua, refugio y espacio para buscar comida y reproducirse.

Bajo este principio, nuestro proyecto busca desarrollar un Plan de Acción para la Conservación de los Colibríes de Ecuador como una herramienta que oriente proyectos de investigación, conservación, desarrollo, educomunicación y participación ciudadana. Nuestro interés es  implementar propuestas enfocadas en la generación de información, restauración y propagación de plantas nativas, creación de conciencia ambiental que promuevan la participación e inclusión de grupos minoritarios. Además, propiciar la cooperación de agencias e instituciones (gubernamentales y privadas) de manera que se pueda gestionar la conservación de los ecosistemas clave para los colibríes en general. Pronto contaremos con varios proyectos que estaremos apoyando y en los que te podrás vincular.

Para recibir mayor información sobre este proyecto, por favor escribe a:

Tatiana Santander:

tsantander@avesconservacion.org

to top